Con un golpe seco sobre el escritorio, los agentes migratorios de Estados Unidos estampan en los pasaportes un sello que dice “Admitido” y una fecha de entrada.

A partir de ese momento, corre el tiempo permitido que un visitante extranjero tiene para permanecer en el país, que oscila entre 90 y 180 días en el caso de los turistas.

Las cifras presentadas esta semana por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) muestran que quienes más violan el periodo de estancia legal en el país no vienen de Latinoamérica, cómo podría pensarse por el alto número de indocumentados de la región que hay en el país.

Qué cambia con las nuevas directrices del gobierno de Donald Trump para endurecer el acceso a las visas para Estados Unidos

5 preguntas sobre cómo es el proceso de deportación para un inmigrante en Estados Unidos

El Reporte de Excedencia de Entrada/Salida en el Año Fiscal 2016 muestra que los canadienses representan el grupo más numeroso de extranjeros que ignoran el límite marcado en sus pasaportes.

En total 117.267 ciudadanos de Canadá se quedaron en Estados Unidos de los 8,62 millones que el DHS tenía contabilizados en sus registros que debían abandonaran el país.

El segundo grupo más grande fue el de los mexicanos. De los 2,92 millones que se esperaba que salieran, un total de 43.742 no lo hicieron .

Estos números incluyen a los visitantes que entraron por vía aérea o marítima por turismo o negocios entre el 1 de octubre de 2015 y el 30 de septiembre de 2016 (el año fiscal 2016).

El DHS dice que esta información se usa, en parte, con “el objetivo de identificar, localizar, procesar donde sea aplicable, y eliminar a aquellos retrasos (de salida) que plantean amenazas reales o potenciales de seguridad nacional” para Estados Unidos.

Tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, las autoridades comprobaron que dos de los responsables -Satam al Suqami y Nawaq Alhazmi- estaban fuera del tiempo de permanencia legal en el país, según un reporte del diario The New York Times .

Los datos del DHS muestran que los países con una tasa superior al 10% de ciudadanos que se quedan en el país de forma ilegal son: Afganistán, Benín, Bután, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, República Central Africana, Chad, Yibuti, Eritrea, Gambia, Georgia, Guinea-Bissau, Irak, Laos, Liberia, Islas Marshall, Mauritania, Micronesia y Togo.

Las naciones exentas del requerimiento de visa para entrar a EE.UU. tuvieron un tasa promedio de 0,60%.